09-05-2007

PATER FAMILIAS ABSCONDITUS

Fue un día sabado cuando todo ocurrió, pasaban ya las 3 de la tarde y aún no llegaba mi viejo, cosa que sólo había ocurrido un par de veces, pero que nunca significó gran cosa para una familia de clase media que sabe de injusticias en el trabajo y de un padre omnipotente, capaz de todo por alimentar a quienes le deben la vida.

Las 3 de la tarde y un frío inédito recorría mis manos, pensaba que era la rezaca de la juerga infaltable del viernes por la noche, pero la incertidumbre calaba mis ojos negando toda posibilidad de reposo. Si, ya lo sabía pero necesitaba corroborarlo. Mi papá ya no llegaría jamás.

Un accidente fue siempre el temor constante para una familia cuyo padre trabaja manejando 12 horas al día, pero no; un ataque fulminante de cualquiera de esas enfermedades que cercenan las esperanzas de una familia pudo haber sido, pero semejante roble de bigotes recios como su ímpetu no caería tan fácilmente traicionado por su corazón u órgano cualquiera.

Fue pues el inicio de una película, aquella fracción de irrealidad que nunca supusimos: secuestro. palabra de difícil definicón y peor intelección emotiva. Cuál era el motivo, para qué, cómo y donde, sin embrago así fue. El destino de un desalmado se tropezó con el ímpetu de un hombre como no hay dos y trenzó para siempre, las vidas de un trío de personas que han signado a fuego y muerte la unión perenne de la familia y un puñado de desesperados carentes de todo proyecto relevante para hacerse del sucio dinero. Así transcurría la peor película de terror jamás vista por quien suscribe, salíamos en los diarios y periodistas henchidos de verborrea salibienta comentaban los pormenores de un drama ahora público, ya que la afrenta de aquella caterva de pandilleros de mala muerte no hería de muerte a una familia, ni tampoco marcaba de por vida al secuestrado, destinado a despertar a mitad de la noche pensando en sus raptores hasta que la tranquilidad e la muerte se dignara a darle un poco de paz. No señores, este episodio era ahora asunto de la opinión pública y mi papá un objeto de fetiche para opinólogos y muertos de hambre.

Las peores muertes indignas, fétidas y sangrientas han pasado por mi cabeza en vigilia, el llanto de mi hermana y madre acompaña las torturas más inverosímiles, mi padre mira al cielo buscando como salir, mientras Iván Valenzuela comenta en boca de todos, las últimas vicisitudes del "caso Carlos Leyton", justo a la misma hora que mi lindo viejujo me despertaba con un desayuno humeante para hacer en vida, lo que mejor me enseñó a ser, un hombre.

4 comentarios:

maria jose dijo...

ojala ese sueño nunca se haga realidad..porque ahi si que te da depresion y pa siempre...asi k cuidalo po y no lo deji tirado como con la mayoria de las personas que te quieren muxo...aprovechalo!!!


te quiero

maria jose dijo...

los detalles de vez en cuando no hacen mal.

David dijo...

ajajaja gran maestro... marty feldman es = al profe fabian xD



http://www.blaskan.nu/Bilder/marty_feldman.jpg

Allendenko dijo...

Solo congratulaciones podrían salir de este teclado con ocasión de ese romance con las palabras...
Un abrazo allendiano